Disfrutemos de la fiesta sin torturar animalesOspa ditzagun jaiak animaliak torturatu gabe

Las fiestas de San Fermín no pueden entenderse sin los toros, sin los encierros, sin el baile de la alpargata, sin los churros para desayunar o sin el bocata de ajoarriero en la plaza de toros. Somos hijos de nuestras tradiciones, pero no esclavos.
Por eso, a veces, y no siempre, con argumentos razonados,y no por espíritu de contradicción o rebeldía inconsciente frente a lo establecido, hay personas y grupos que se cuestionan ciertas tradiciones, y aquí estamos. Básicamente porque consideramos indigno de una sociedad del siglo XXI el mantenimiento de una tradición que supone inflingir un daño gratuito a un animal, hasta llegar a la muerte, de una forma cruel y para nada respetuosa
Porque ni los encierros de toros ni las corridas llevan celebrándose “toda la vida”, como gustamos decir para justificar las tradiciones “de toda la vida”; seguro que en la Pompaelo de otros tiempos se disfrutó también con las luchas de gladiadores y no quedan tan lejos otras tradiciones como las novatadas. Ni las fiestas de San Fermín o la esencia de nuestras fiestas van a desaparecer por un fatalismo manipulador; afortunadamente las personas disponemos de la creatividad y lo que un día fue acompañamiento de los carniceros a las reses que iban a ser sacrificadas en el coso pamplonés hoy en día es estandarte de una ciudad que no quiere sentirse esclava de sus tradiciones.

Nos sentimos cargados de motivos, desde los que hacen referencia al sufrimiento del animal o la insensiblidad que genera ante la violencia a los millones de euros de ayudas públicas, la disminución del público o el tratamiento de favor derivado de su consideración como bien de interés cultural. Pero estamos dispuestas y dispuestos a dialogar, desde los argumentos, porque la fiesta es de todas y de todos, y todas y todos tenemos derecho a disfrutar… en nuestro caso, y a poder ser, sin mediar la tortura de un animal.

Y hacemos este acto en nuestra ciudad, en Pamplona, porque nos sentimos parte de una sensiblidad y un movimiento mucho más amplio que en esta ciudad encuentra uno de los referentes más conocidos de la tauromaquia y porque estamos convencidos de que muchas y muchos de nuestros conciudadanos coinciden con esta visión y se sentirán así apoyados.

Porque consideramos que las tradiciones deben ser soporte de lo que nos define y construye, pero también de lo que esperamos en el futuro. La pretendida racionalidad de nuestras sociedades y los nobles objetivos pacíficos en el mundo están amenazados si dejamos que este tipo de tradiciones sean fundamento formativo de las nuevas generaciones.

Disfrutemos de la fiesta sin torturar animales, el presente y el futuro lo agradecerán.

Sanferminetako jaiak ezin dira ulertu zezenik gabe, entzierrorik gabe, alpargatako-dantza gabe, gozarietako txurrorik gabe, edota zezen-plazako ajoarrieroko ogitartekorik gabe. Gure tradizioen seme-alabak gara, baina ez haien morroi.

Horregatik ondo argudiatutako arrazoibideez eta ezarrietako jokaeren aurrean kontraezan hutsuan erori gabe, badaude zenbait pertsona eta talde tradizio batzuk eztabaidan jartzen dituztenak. Eta hortxe gaude gu.

Batez ere, XXI. Mendeko gizarte batentzako duintasun gabeko portaera iruditzen zaigulako animali bati dohako kalte ezartzea heriotzaraino eraman arte.
Gustoko dugu esatea entzierroak eta zezenketak “betidanik” ospatzen direla, “betiko” tradizioak zuri ahal izateko. Baina hau ez da gustiz zuzena. Seguru aintzinako “Pompaelo-n” gladiadoreen borrokak ospatzen zirela…..

Ez sanferminak ezta gure jaien oinarriak ez dira dezagertuko fatalismo manipulatzaile batengatik. Zorionez pertsonak badugu ahalmen sortzailea eta egun batean harakineei abelburuak irunako zezen-plazara heriotzeraino eramaten laguntzea izandakoa, gaur egun bere tradizioen morroi izan nahi ez duen hiri baten zeinu bihurtu da.

Baditugu mila arrazoi gure jarrera mantentzeko: animalien sufrimendua, indarkeriaren aurrean sortzen duen sentikortazun eza, zaletasun murrizketa, edota laguntza publikoetatik jasotzen duen kiru kopuru handia.
Hala ere, prest gaude hitz egiteko, jaiak guztionak direlako eta guztiok dugulako ezkubidea jaiaz gozatzeko…. gure iritsiz animali bat torturatu gabe hobe.

Eta ekintza hau gure hirian egiten dugu, Iruñan, sentikortasun eta mugimendu askoz handi baten parte sentitzen garelako eta tinko sinesten dugulako Iruñeko hiritar askok eta askok gure iritziarekin bat egiten dutela.

Tradizioek gure orainaldia zehazten eta eraikitzen dute, baina baita ere etorkizunean ditugun itxaropenak. Tradizio hauek belaunaldi berrien eredua izatea ezin dezakegu utzi.

Ospa ditzagun jaiak animaliak torturatu gabe, gure orainaldia eta gure etorkizuna ezkertuko dute.

Comentarios cerrados.